Filosofía

2gwhv15

Modelo educativo y enfoque del plan de estudios

“Allí van los hombres y miran con asombro las cumbres de las montañas, las enormes mareas, el vasto curso de los ríos, la inmensidad del océano y el curso de las estrellas, pero no se ven a sí mismos ni meditan sobre sí mismos”

San Agustin.

 Nuestro modelo educativo, de corte integral e incluyente, está basado en la búsqueda de experiencias significativas por parte de los estudiantes, en las que los profesores, junto con la labor de mentoría y acompañamiento a los estudiantes, sean promotores y ejemplos de consistencia y honestidad propias de los valores de nuestra institución

El modelo de formación del Instituto Universitario de Yucatán, está pensado en desarrollar en los estudiantes las competencias generales, profesionalizantes necesarias para la resolución de problemas de vida cotidiana, laboral, social y profesional a la que se enfrente.

Nuestro modelo se sustenta en una concepción amplia y flexible de la tarea de educar, aplicando los modelos holísticos y sistémicos, que permitan elevar la pertinencia y la calidad de la educación que imparte esta institución, como base para desarrollar el proceso educativo con el enfoque de la educación basada en competencias, que le permitirá a quienes formamos, alcanzar los niveles adecuados y pertinentes, para que se enfrenten a los retos que la vida en lo personal, social, laboral y profesional les requerirán.

Dentro de los elementos importantes para la puesta en práctica del modelo educativo están los siguientes:  el respeto por la cultura originaria de nuestra región, la búsqueda constante del establecimiento de relaciones de género sanas e igualitarias, el respeto a la diversidad y el reconocimiento de las diferencias, así como la integración comunitaria y el desarrollo de una conciencia crítica personal y socializante.

Lo anterior se refleja en la puesta en práctica cotidiana del plan de estudios, que busca, principalmente la obtención de un aprendizaje integral. El logro y la práctica diaria del aprender a aprender, en saber cómo funciona el proceso de aprendizaje de cada persona y en darle las herramientas adecuadas para que las pueda utilizar de forma natural.

Educación participativa, reflexiva y vivencial en la que el alumno sea un elemento activo de su aprendizaje y en la que el alumno puede vivenciar su aprendizaje y desarrollar sus competencias para la vida.  Los procesos pedagógicos, si bien respetuosos de la libertad de cátedra, se orientarán hacia una práctica pedagógica centrada en el alumno y en el desarrollo de su proceso de aprendizaje.

Guardar

Guardar